¿Ebook o libro de papel?

Desde hace ya un par de años observo que el número de personas que utilizan un dispositivo electrónico para leer va en aumento. Son aparatos ligeros, de tamaño reducido y pueden almacenar miles de títulos en su interior. La mayoría de los usuarios valoran la comodidad en la portabilidad, pero otros creen erróneamente que utilizando un ebook la reducción del consumo de papel hará que disminuya la presión a la que están sometidos los bosques.

libro papel

Nada más lejos de le realidad. Reducir el uso de papel no impide que se talen árboles, lo que evita es que se planten. El consumo de papel es necesario para el medio ambiente porque, cuantos más productos de madera y papel consumamos, más verde será el planeta y mayor será el sumidero de CO2.

Leo en ecoal2.com que recientes informes científicos demuestran que los libros de papel son más respetuosos con el medio ambiente que los nuevos libros virtuales. La esperanza de vida, el reciclado y la ausencia de consumo de energía son sus puntos fuertes.

El ebook es otra nueva herramienta electrónica con componentes químicos altamente tóxicos y no reciclables que, debido a la obsolescencia programada, en un corto espacio de tiempo terminarán en algún vertedero o serán incinerados como emisiones dañinas para el medio ambiente y la salud.

Vamos con los datos. Según Amigos de la Tierra, la impresión de un libro duro de 300 páginas, desde que es un árbol hasta que llegue al lector, tiene una huella de 1,2 kg de CO2, que es equivalente a dos horas de consulta digital. Es necesario leer más de 33 libros de 360 páginas cada uno para amortizar el coste ambiental de un ebook.

En este sentido, la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón  informa que es preferible imprimir un correo con un archivo adjunto que ocupe 4 caras, a doble página y en blanco y negro, que leerlo durante 15 minutos en la pantalla.

Nada es lo que parece y aunque no hay soluciones únicas ni verdades absolutas, lo importante es que todos los sectores implicados incorporen criterios ecológicos y sociales en sus producciones. Los consumidores debemos apoyar a aquellas empresas que fabrican productos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.

Llámenme romántico o verde, pero yo me quedo sin lugar a duda con el libro de papel por muchas razones. ¿Y ustedes?

Deja un comentario